lunes, 16 de julio de 2007

La Humildad



Caminaba con mi padre, cuando el se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me pregunto:
además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?
Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí.
Estoy escuchando el ruido de una carreta...
Eso es- dijo mi padre - es una carreta vacía.
Pregunte a mi padre:
¿cómo sabes que es una carreta vacía, si aun no la vemos?
Entonces mi padre me respondió:
Es muy fácil saber cuando una carreta esta vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto y hasta hoy, cuándo noto a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, siendo prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo:
“Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”

La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirles a los demás descubrirlas.
Recordemos que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero. Nadie está más vació, que aquel que está lleno de su “yo mismo”.
Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio, nutriendo.



Sabiduría popular

10 comentarios:

kayla dijo...

me ha gustado mucho este relato sigue asi

bss

Danza del Vientre dijo...

.

zape dijo...

Vaya cuento bonito. Debes ser una gran persona. Lo digo por tu blog

Qalamana dijo...

precioso el cuento..y qué razón tiene!! besotes wapisima!!

Sarah dijo...

Gracias Zape, muy halagador por tu parte.

Ella dijo...

bla, blablablá, bla bla, blablablablablá, bla bla bla blabla, blablablá, blabla, bla bla bla, blablablá, blablá, blabla bla bla blabla, blá, bla bla blabla, blablabla, blablablá.

Lydia dijo...

Wapa, me encantan estos relatos, suelen tener mucha razón.

Un beso y....cuando vamos a volver a quedar?? jajajaja

Besos para las vacaciones.

Anónimo dijo...

hola guapa! me ha encantado el relato, cuánta verdad! muchos besos!

neferet

amazona dijo...

Precioso relato, me ha emocionado... tiene toda la razón del mundo, cuánto más vacía está una persona, más ruido hace y más se preocupa por demostrar lo contrario... menos mal que se las suele calar rápidamente. Dime de qué presumes y te diré de qué careces...

un saludo a tod@s!!!

Carlos Guzman dijo...

que bonito está este pensamiento!!

saludos!