miércoles, 23 de enero de 2008

La excesiva ambición mató a los hombres

Salieron tres ciudadanos a buscar leña y cuando estaban destroncando el árbol seco, se encontraron con un cofre que contenía un tesoro en piedras preciosas. Ante la agradable sorpresa y después de la emoción lógica, pensaron qué hacer y como, ya que si las autoridades se enteraban, podían llegar a confiscarlos; también estaba el peligro de que se lo robasen si la gente se enteraba.Pensando como hacer, deciden que uno vaya a buscar comida y los otros dos se quedaron; sortearon y el que fue por la comida decide envenenarla y eliminar a sus socios, estos lo esperaron con planes para matarlo y repartir el tesoro entre dos. En suma, el que fue por la comida es muerto, y sus compañeros comen hasta morir envenenados.


Un sabio reflexionó sobre la historia y dijo que la excesiva ambición mató a los hombres, el tesoro sigue esperando que la estupidez humana siga por parámetros menos egoístas, crueles y extremadamente ambiciosos.




Por el Sr. Abdala Saddi - Córdoba

3 comentarios:

Lydia dijo...

Dios!!! destroncar significa lo que yo creo???...porque yo me estronco toas las noches XDDDDDDD

Mucha razón el relato.

estroncá dijo...

yo primero me enfosco de comé en el Mariano y luego me keo estroncá a la orillita del río. Eso sí que es un tesoro.

estroncá otra vez dijo...

perdón, que con el estroncamiento me quedo aflatá y no sé ni lo que escribo. No me refería al Mariano, sino al Manolo de Triana.